Stratis Karamanolis. LA ESTACIÓN ESPACIAL INTERNACIONAL. Una nueva época para el viaje internacional. Serie McGraw-Hill de divulgación científica, Madrid, 2000.
 
Extracto del Apéndice I: La contribución española a la Estación Espacial Internacional, elaborado por la Dirección de Programas Estratégicos del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial), páginas 214-218
 
El Centro de Usuarios (USOC) español para la Estación Espacial
 
Existe una estructura jerarquizada de centros de operaciones y de apoyo a los usuarios de la Estación distribuidos por Europa, llamados USOC (User Support and Operations Centre), cuya principal misión será la de canalizar el acceso de usuarios científicos a la Estación Espacial.
 
En diciembre de 1999 se firmó el contrato marco entre la ESA y el Instituto de Microgravedad “Ignacio Da Riva” mediante el cual se constituía como miembro de la red de USOCs de la Estación Espacial. El centro español, junto con el centro italiano, es responsable de operar el laboratorio de Ciencia de Fluidos existente en la Estación Espacial. Otra misión adicional de centro será la de dar apoyo a todo usuario nacional que quiera utilizar la Estación Espacial para la realización de investigaciones, principalmente en el área de la Microgravedad, pudiendo extenderse a Observación de la tierra, Astronomía y Sistema Solar.
 
Esta actividad ha sido una de las contempladas en el desarrollo del actual Plan Nacional de I+D en su área sectorial de Espacio, mediante el cual se pretende potenciar dicho centro como punto de acceso nacional a la investigación científica en la Estación Espacial.
 
Los grupos científicos españoles en la Estación Espacial
 
La participación de España en los programas de Microgravedad de la ESA, junto con las acciones complementarias desarrolladas dentro del Plan Nacional de Investigación Espacial (PNIE), ha permitido ir creando una comunidad científica muy activa en este campo, especializada en áreas como la física de fluidos, combustión, ciencia de los materiales, biotecnología y ciencias de la vida. No todos los grupos científicos tienen el mismo grado de experiencia en la utilización del medio espacial para la realización de su investigación. Algunos de estos grupos han tenido un número relativamente alto de oportunidades de vuelo, en cohetes de sondeo, en vuelos parabólicos, en la Estación MIR, en la lanzadera espacial de los EE.UU. y a bordo de misiones dedicadas (micro y minisatélites).
 
En numerosas propuestas de experimentos de grupos internacionales participan científicos españoles, lo cual es muy positivo para la comunidad científica, ya que ésta se da a conocer en el extranjero y comparte métodos y formas de trabajo con sus homónimos de otros países entre los que cabe destacar los grupos dedicados a la investigación de puentes líquidos, entomología, crecimiento de cristales y cristalización de proteínas.
 
Cabe resaltar, dentro de este contexto, el grupo de investigación sobre combustión en Microgravedad del Departamento de Motopropulsión y Termofluidodinámica de la Universidad Politécnica de Madrid, liderado por el Prof. C. Sánchez Tarifa, que está reconocido como el líder en Europa y uno de los más importantes del mundo en su especialidad.
 
Otra actividad en la que la ESA muestra un gran interés es la cristalización de proteínas, existiendo un grupo dirigido por el Prof. J.M. García Ruiz en el laboratorio de Estudios Cristalográficos del CSIC, Universidad de Granada, que lidera esta área de investigación en Europa. La cristalización de proteínas revela información sobre la estructura de las mismas. En órbita, la Microgravedad permite obtener cristales de mayor tamaño y pureza, que facilita el reconocimiento de su estructura molecular.
 
Otra actividad en la que la comunidad científica española está bien situada es en la de crecimiento de cristales de Cadmio-Teluro (CdTe), donde destaca el grupo del Dr. E. Diéguez del Departamento de Física Aplicada de la Universidad Autónoma de Madrid. Los cristales de CdTe tienen aplicación como detectores de radiaciones altamente energéticas dentro del campo de la comunicaciones ópticas, de los ensayos no destructivos de materiales y de la medicina (radiografías dentales, mamografías, tomografías en 3–D).
 
Uno de los grupos científicos españoles de mayor experiencia en el ámbito espacial ha venido desarrollando una prolífica investigación en el campo de los puentes líquidos en Microgravedad, sentando las bases para investigaciones de mayor aplicación como, por ejemplo, el crecimiento de cristales de todo tipo. Este grupo, actualmente dirigido por el Prof. J. Meseguer, conforma el Instituto de Microgravedad Ignacio Da Riva, miembro de la red de USOCs de la ESA. Previamente este grupo era conocido como Laboratorio de Mecánica de Aerodinámica y Mecánica de Fluidos (LAMF), integrado en la Universidad Politécnica de Madrid, y se ha venido encargando de actualizar y mantener el Manual de Control Térmico de la ESA.
 
En el área de las Ciencias de la Vida se ha establecido un grupo con gran experiencia en el campo de la fijación de tejidos y en la experimentación con seres vivos en condiciones de Microgravedad en concreto con la mosca Drosophila, uno de los organismos más simples desde el punto de vista genético y que es objeto de innumerables estudios de todo tipo, no sólo en el ámbito espacial. Dicho grupo está liderado por el Dr. R. Marco del Departamento de Bioquímica de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, Instituto de Investigaciones Biomédicas “Alberto Sols” (CSISC-UAM).
 
Recientemente, debido en parte a la política de la ESA de potenciar equipos temáticos, se ha posibilitado el acceso de nuevos investigadores en el ámbito espacial que han tenido un éxito apreciable en las últimas convocatorias realizadas por la ESA. La actividad de estos grupos se concentra principalmente en el campo de la Biotecnología vegetal (Departamento de Genética Molecular del Centro de Investigación y Desarrollo de Barcelona – CSISC, liderado por la Dra. M. Pagés (y en el de Ciencia de los Materiales: solidificación de aleaciones de Al (CENIM-CESIS, liderado por la Dra. A. García Escorial), crecimiento de cristales de PbWO4, (Departamento de Física Aplicada de la Universidad Politécnica de Madrid, liderado por el Dr. D. Rivas) y crecimiento de láminas delgadas por evaporación térmica (Instituto de Ciencia de Materiales – CSIC, liderado por el Dr. J.A. Aznárez).
 
Un experimento relevante que ya ha sido aceptado por la ESA para su instalación en la plataforma de experimentos tecnológicos de la Estación Espacial (EuTEF, European Technology Experiment Facility) es el Tribolab, que pretende caracterizar el comportamiento de materiales en un entorno espacial desde el punto de vista de su posible aplicación como lubricantes sólidos. Este experimento está siendo desarrollado conjuntamente por INASMET y el INTA.
 
Dentro del ámbito de la Estación Espacial, conviene también destacar el papel jugado por científicos españoles, pertenecientes al Departamento de Fusión y Partículas del CIEMAT DIRIGIDO POR EL Dr. M. Aguilar, en el experimento multinacional AMS (Alpha Magnetic Spectrometer), liderado por S.S.C. Ting, premio Nobel de Física, cuyo objetivo es la detección de la antimateria y la materia oscura del Universo.
 
Es de esperar que la Estación Espacial se constituya en la plataforma adecuada para la continuación de la labor científica, no sólo para estos grupos de investigación, sino también para otros investigadores que todavía no están familiarizados con el uso del ambiente espacial como entorno de interés para sus trabajos.
 
 
11-Feb-2015