Novedades

SALA LIMPIA DE INTEGRACION

Los ensayos y la integración de vehículos o componentes de uso espacial deben realizarse en salas limpias. Estas salas se utilizan en la industria espacial para proteger de contaminación a los distintos componentes de los satélites. Algunos de ellos se ven comprometidos por la más mínima partícula depositada en su superficie, como por ejemplo los paneles solares o las lentes de las cámaras. Otros son tan delicados que es literalmente imposible limpiarlos sin dañarlos.

Una sala limpia es un recinto diseñado para conseguir bajos niveles de contaminación, además de tener los parámetros ambientales estrictamente controlados como son la cantidad de partículas en aire, temperatura, humedad, flujo de aire, presión interior e iluminación.

El aire que entra a la sala limpia pasa por filtros que retienen la mayor cantidad posible de partículas. Además, las personas que entran en la sala limpia deben pasar primero por una alfombrilla pegajosa para eliminar el polvo del calzado y vestir batas libres de polvo, cubiertas elásticas en la cabeza y los zapatos, guantes y una máscara facial.

Las salas limpias se califican en función de la cantidad máxima de partículas en suspensión que son admisibles en su interior. Así una sala con categoría ISO 8 permite un máximo de 29000 partículas de tamaño mayor o igual a 5 mm y un máximo de 3.5 x 106 partículas mayores de 0.5 mm por metro cúbico.

Laboratorio de Ensayos en Ambiente Espacial (LEAE) del Instituto Universitario “Ignacio Da Riva” dispone de una sala limpia de categoría ISO 5. Es decir que permite un máximo de 29 partículas mayores de 5 mm y 3500 mayores de 0.5 mm por metro cúbico. Por ilustrar lo que esto implica, la concentración de partículas de 5 mm en una sala ISO 5 es un millón de veces menor que al aire libre.